Cibell Naime y su mortal gatito angora (I parte)


“Cuando vi lo que había hecho me volteé hacia Juan Carlos que me miraba aterrado

y le dije: perdóname, discúlpame, yo no soy mala pero no te puedo dejar vivo

porque tú viste todo

-Declaración de Cibell Naime a la policía el 18 de enero de 1994

venta25252bgato25252bpersa25252bblanco__144f5e_2
Cachorro de angora | Cortesía

Los gatos, seres misteriosos, enigmáticos e independientes, pero cuando me refiero a independencia no es la de ser autosuficientes sino la de hacer creer a los demás que no tienen problema alguno estando solos. Creo que eso le pasó a Cibell Naime, una jovencita de raíces libanesas viviendo su adolescencia en la Venezuela de los noventa.

Cibell es retratada por familiares y cercanos como la típica chamita rebelde, algo impensable dentro de un núcleo familiar regido por la fe drusa. Su papá Shauki Naime, un laureado obstetra y su mamá Salam Yordi, apelaban a la severidad y la rigurosidad en la crianza de sus hijos.

Aunque muchos dicen que ella era algo “lenta”, otros afirman que su rebeldía fue la causante de que repitiera tantas veces un mismo grado en la escuela y terminara por abandonarla, sin embargo, tiempo después sus padres la animaron para que estudiara en un liceo para adultos.

2bcibell2bnaime
Cibell Naime de jovencita | Cortesía

El 6 de diciembre de 1994 Cibell leyó un aviso en el periódico, un anuncio sobre la venta  de mascotas a domicilio, nada mejor para una jovencita  “complicada”que un amigo incondicional que no la juzgara ni la maltratara.

Naime llamó al numero de teléfono allí reseñado e inmediatamente le contestó el encargado, un joven educado y muy atento llamado Miguel. Hacía un año que Miguel Tauil (abogado titulado) junto a un compañero de nombre Juan, trabajaba con la cría y venta de animales, era su pasión y algo con lo que se sentía cómodo muy a pesar de haber egresado de la universidad con el mismo título profesional que su papá.

miguel2btauil
Miguel Tauil | Cortesía

La llamada no se extendió demasiado, la joven preguntó si tenía a la venta gatitos de raza angora y él le dijo que si, que su precio era de 20.000 Bs (dinero que la chica no tenía), ella le dio la dirección para encontrarse al día siguiente y cerrar la venta.

Miguel estacionó su carro en la entrada del Colegio secundario para adultos Minerva en la Urbanización Prados del Este, descendió del auto en busca de una chica de nombre Cibell. Ella no tardó en aparecer y la venta se hizo efectiva.

La joven no podía ocultar su felicidad al tener en sus manos a tan hermoso ser, suave, dócil, frágil e indefenso. No sé si así se veía a si misma, pero finalmente ella se encontró reflejada en su nuevo amigo.

el2bcheque
Cheque de 20.000 Bs que cobró Miguel Tauil luego de la venta del gatito angora

Cibell llegó a casa con su nuevo amigo, como era de esperarse sus padres la interrogaron sobre el origen del minino, ella aseguró que “se lo había regalado una amiga ¿puedo quedármelo?” y aunque dejaron que el felino se quedara, su padre no se creía el cuento.

El señor Shauki Naime era visiblemente estricto, ordenado, riguroso y metódico, esto hizo que no tardara en darse cuenta que de su chequera faltaba un cheque. Revisó los talonarios y comprobantes y solo pudo confirmar que había una irregularidad, reunió a su familia y les preguntó si sabían del hecho, pero todos negaron tener conocimiento del hecho, sin embargo, el médico comenzó a sospechar de su única hija.

Esa noche Cibell no durmió, el hecho de pensar que su padre descubriera que ella había falsificado su firma para comprar el gatito la enfermaba, pues la tremenda paliza que le esperaba no la dejaría salir de la casa en un buen tiempo. Al día siguiente se comunicó con Miguel para pedir una devolución pero ya el cheque había sido cobrado.

shauki2bnaime
Shauki Naime, papá de Cibell | Cortesía

Cibell llamó a Miguel varias veces esa semana, le dijo que si le devolvía el cheque le daría el dinero en efectivo pero el vendedor se negó, le pidió un reembolso pero nada sucedió y finalmente le suplicó que si no le devolvía los 20.000 Bs su padre la mataría pero Miguel solo pensó que era típico de las niñas consentidas que pueden comprar a quienes quieran y solo dejó de contestarle.

por su parte, el 13 de diciembre en la mañana una chica llamó a Miguel, pues estaba interesada en una pareja de perros salchichas que publicitó hace poco en un diario regional, por lo que le pidió que se encontraran en una panadería pero Miguel le pidió que fuera hasta su casa.

Esa tarde Adriana tocó a la puerta de Miguel, abrió su madre, la señora Mirtelina y la dejó esperando en la sala porque su hijo se encontraba ocupado,  le ofreció una taza de café y a los pocos minutos volvió a sonar el timbre de la casa Tauil, esta vez era Juan Carlos, amigo y socio de Miguel.

juan2bcarlos2bgonz25c325a1lez
Juan Carlos | Cortesía

 

Miguel bajó las escaleras y se dio cuenta inmediatamente que la tal Adriana era Cibell, pero ella rápidamente le dijo que estaba allí por su tía que esperaba afuera en su carro, pues los de vigilancia no le permitieron la entrada por no ser de la zona. En tono cansino Miguel y Juan Carlos se ofrecieron a buscar a la tía.

Dentro del vehículo y a unas pocas cuadras de la casa de los Tauil Musso, Cibell sacó una pistola de calibre 7.65 que le habas sustraído a su padre la noche anterior y apuntó a Miguel pidiéndole por favor le devolviera el cheque pero se produjo un forcejeo y Naime terminó por accionar contra Miguel, matándolo instantáneamente.

A continuación la propia Cibell declararía posteriormente:

“Cuando vi lo que había hecho me volteé hacia Juan Carlos que me miraba aterrado y le dije: perdóname, discúlpame, yo no soy mala pero no te puedo dejar vivo porque tú viste todo… entonces lo maté. Asustada me bajé de la Samurai y caminé hacia la salida, aproveché que un taxi venía pasando, lo abordé y así salí de la zona.”

 

 

282471d1309524390-walther-ppk-calibre-7-65-32-impecable-en-monterrey-img00863-20110630-2156
Modelo del arma que usó Cibell para asesinar a Miguel y a Juan Carlos | Cortesía

Miguel bajó las escaleras y se dio cuenta inmediatamente que la tal Adriana era Cibell, pero ella rápidamente le dijo que estaba allí por su tía que esperaba afuera en su carro, pues los de vigilancia no le permitieron la entrada por no ser de la zona. En tono cansino Miguel y Juan Carlos se ofrecieron a buscar a la tía.

Al día siguiente los periódicos eclipsaron sus titulares con la frase “Doble homicidio en Los Naranjos”. El suceso fue parte de diferentes hipótesis, al principio se creyó que una banda liderada por una mujer era la causante del asesinato, luego, que unos secuestradores con intención de robar la vivienda habrían tiroteado a los jóvenes por haberse resistido y finalmente, que la causa parecía más una venganza pues Miguel era abogado.

original_cheques_ven_4992
Cheques emitidos por el desaparecido Banco Unión | Cortesía

El Dr. Shauki se dirigió hasta una entidad del Banco Unión (donde tenía sus cuentas afiliadas a las chequeras) y se encontró con el gerente. Le explicó que en días pasados uno de sus cheques había desaparecido y él necesitaba saber si alguien había hecho uso del mismo.  No tardó mucho en enterarse de que el cheque fue pasado por taquilla y pagado por el monto de 20.000 bolívares, por lo que Naime quiso saber quien lo había cobrado y los funcionarios del banco le suministraron la información. El cobro fue hecho por el abogado Miguel Tauil Musso.

Ese mismo día el Dr. Naime se comunicó con el numero telefónico que el banco le facilitó y lo atendió el señor  Antonio Tauil, padre de Miguel. El Dr. pidió ser comunicado con Miguel y al oír que aquella persona inquiría por su hijo, Antonio le preguntó que si la llamada era por alguna mascota, Naime le dijo que no pero que necesitaba preguntarle algo. Fue cuando el señor Tauil le dijo que su hijo estaba muerto. Naime, apenado se excusó y brindó sus condolencias. Al colgar el teléfono ya sabía quién le había sustraído el cheque y para qué.

Esa noche la joven Naime recibió la paliza de su vida e incluso llegó a quedarse inconsciente, sin embargo, días después ella junto a su familia se fueron a pasar vacaciones y no volverían sino hasta enero. A un así los cuerpos de investigación policial hicieron investigaciones, durante todo el mes de diciembre interrogaron  a conocidos, familiares y amigos de los occisos.  La pista la encontraron de la última persona que los vio con vida, aquella extraña chica que decía llamarse Adriana y que los sacó de casa con la excusa de ir a buscar a una tía.

Te invito a no dejar de leer la segunda parte de este escabroso relato.

@Katherine_zgs

 

Anuncios

Déjame tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s