Inca Valero autodestruido por K.O


“Fue muy poco tiempo que tuvo él para desintoxicarse,

creo que debió ser un lapso más largo,

debió haber sido de 15 días o un mes”

-Domingo Valero (padre de Edwin Valero), saliendo de la morgue de Valencia.

 

Edwin "Inca" Valero | Cortesía
Edwin “Inca” Valero | Cortesía

No hace muchos años, la carrera del boxeador venezolano Edwin “inca” Valero, se concebía prometedora; conquistó los títulos mundiales de peso superpluma de la Asociación Mundial de Boxeo y peso ligero del Consejo Mundial de Boxeo, asimismo, alcanzó 18 victorias una tras otra por nocaut en el primer round, recopilando un total de 27 peleas sin derrotas, considerándosele uno de los mejores boxeadores que ha representado a Venezuela.

Su historia, como la de muchos otros que ascienden en esta disciplina deportiva, estuvo marcada por la pobreza, la violencia doméstica y el abuso de alcohol y drogas. Edwin “Inca” Valero nació el 3 de diciembre de 1981 en la población de Bolero Alto en el estado Mérida y desde muy joven su carácter determinante lo condujo a querer convertirse en un gran deportista.

Su carrera en el boxeo inició cuando tenía tan solo 12 años, allegados afirman que un Edwin muy joven veía con mucha ilusión a los chicos que entrenaban para las categorías principiantes. Pisó bastante fuerte como boxeador aficionado, adjudicándose 86 victorias (donde 45 fueron por nocaut) y seis derrotas, siendo campeón amateur por tres años.

El boxeador venezolano Edwin Valero, conocido también como Edwin El Inca Valero, durante sus entrenamientos en el gimnasio Boxing Zona de Las Mercedes, en Caracas. Foto: Angel Obertein/Cadena Capriles
Edwin Valero | Cortesía: Angel Obertein

El 5 de febrero de 2001, fecha cercana a su primera participación en el cuadrilátero como boxeador profesional, sufrió un accidente en motocicleta por no llevar casco, lo que trajo como consecuencia una grave fractura el en cráneo que le causó un coágulo de sangre en el cerebro. Aunque fue removido quirúrgicamente horas después, muchos dudaron de su estado de salud a partir de ese momento.

Según palabras del mismo Valero “el médico ya autorizó mi primer enfrentamiento profesional”. Refiriéndose a los rumores que circulaban respecto a su retiro por receso médico, Sin embargo,  este se dio justamente un año después donde se midió ante el boxeador Eduardo Hernández dónde tan solo le bastó 58 segundos para obtener su primera victoria por KO. A partir de esta victoria el inca no paro.

La carrera del boxeador estaba en su mejor momento cuando le programaron una pelea que aparecería en HBO Boxeo, el sueño de muchos, Pero en el examen previo, una resonancia magnética en el cerebro identificó anomalías, por lo que no le permitieron su participación en los Estados Unidos; aún así, dos meses después a Valero le autorizaron contender en el estado de Texas, único estado donde le dieron licencia para poder pelear dentro de los Estados Unidos.

Edwin "Inca" Valero | Cortesía
Edwin “Inca” Valero | Cortesía

En esa época no todo fueron malas noticias para el inca, pues en 2006 estableció un record mundial al ganar 18 duelos en el primer round, justamente en febrero de ese año ganó ante el panameño Whyber García en la categoría superpluma de la Asociación Mundial de Boxeo, preservando su título en agosto de ese mismo año frente a otro panameño, el boxeador Vicente Mosquera. Así posteriormente, Valero resguardó el cinturón en cuatro ocasiones más antes de subir a la categoría peso ligero, donde en dos oportunidades obtuvo el título , en 2009 al derrotar a Antonio Pitalúa y Héctor Velázquez y en 2010 a Antonio DeMarco, (última vez en la que subiría al ring).

En lo que concierne a su vida personal, el inca siempre evitó a los medios de comunicación e intentó ser lo más hermético posible, pero en reiteradas ocasiones su nombre salía a relucir; rumores lo ubicaban como un agresor doméstico constante, siendo victimas su esposa y su madre.

Los rumores se avivaron cuando en 2010 el inca fue arrestado luego de que amedrentara al personal médico del hospital donde su esposa permanecía recluida. Jennifer Carolina Viera Finol presentaba varios hematomas en el cuerpo y una perforación en el pulmón causado por una costilla rota. Aunque la esposa aseveró que las lesiones fueron causadas al caer accidentalmente por las escaleras, los médicos pusieron en duda esta versión a lo que Valero no tomó de buena manera; entró al hospital y enfurecido amenazó con golpear a cualquiera que filtrara información a los medios de comunicación, fue entonces cuando la policía lo arrestó.

Edwin "Inca" Valero | Cortesía
Edwin “Inca” Valero | Cortesía

Este hecho contribuyó a que el silencio se quebrará definitivamente, en torno a los rumores que rodeaban la vida personal del boxeador. Se supo que seis meses antes había sido acusado de maltrato doméstico por su madre y su esposa y que después ellas mismas retiraron la denuncia debido a que los funcionarios insistían en que solo eran riñas que podían resolverse.

Al ser llevado bajo arresto tras el incidente en el hospital, Valero se presentó en los tribunales y se declaró alcohólico, mostrando en exámenes médicos que su sangre contenía trazas de cocaína, fue referido al hospital San Juan de Dios por 5 días para desintoxicación y posteriormente se le asignó a su esposa, seguridad personal mientras estuviera en compañía de su aún esposo.

Cumplido los 5 días de rehabilitación, los Valero prometieron poner de su parte para mejorar la relación entre ellos, por lo que el atleta accedió a viajar e internarse en Cuba para una rehabilitación completa, prometiendo que nada malo pasaría si lo dejaba drogarse por última vez.

Edwin "Inca" Valero junto a su esposa e hijos| Cortesía
Edwin “Inca” Valero junto a su esposa e hijos| Cortesía

Según su propio testimonio, emprendió un viaje por carretera con su esposa porque había perdido el pasaporte, de Mérida, se dirigían a La Guaira pero en el camino el comenzó a notar que personas lo seguían, incluso comenzó a dudar de la misma Carolina (como le decía habitualmente).

“Hasta los guardias del peaje me parecieron sospechosos” comentó el boxeador, le dije a uno de ellos que alguien venia persiguiéndome y que quería secuestrarme, a lo que me recomendó parar y descansar en un hotel. A eso de las 11:30 de la noche, llegaron al hotel Intercontinental en Valencia, donde pidió una habitación exigiendo que la revisaran hasta debajo de la cama antes de que él ingresara.

Mientras la noche desaparecía y los rastros de luz daban sus primeros indicios, el inca salió de la habitación evidentemente duchado (según comentarían parte del personal del hotel horas después), se le notaba nervioso y aunque pidió un café, no lograba mantenerse en un solo lugar. Minutos después, se le acercan con la preocupación de que su esposa no responde e teléfono, él solo les respondió: “Es que no les va atender porque la maté”.

Edwin "Inca" Valero | Cortesía
Edwin “Inca” Valero | Cortesía

El personal de seguridad dio parte de los hechos a la policía y según el director general, el cuerpo de Jennifer Carolina de Valero presentaba tres heridas de arma blanca. En ese momento, Valero confesó con tranquilidad que la había asesinado. Sin embargo, en los interrogatorios posteriores, declararía que esa noche y aunque estaba drogado desde que salió de Mérida, bebió todo el alcohol que pudo en la habitación del hotel y ya no supo más, sólo que se levantó en la mañana al lado del cuerpo de Jennifer Carolina que yacía en un charco de sangre sobre la cama causado por tres heridas en el cuello y que asustado, decidió bañarse para que no lo implicarán en algo que no hizo.

Edwin “el inca” Valero, fue aprehendido y trasladado a la cárcel, donde minutos después se suicidó con sus propios pantalones, de su boca sobresalía un papel, era una fotografía de él junto a sus hijos.

Todo este complicado hecho ya no implicaba a un boxeador famoso que posiblemente había asesinado a su esposa, ahora implicaba a un país entero. Edwin, se habría identificado como fiel oficialista del gobierno venezolano años antes, siendo reconocido por tener tatuado en el pecho la bandera venezolana de fondo al rostro del entonces presidente Hugo Chávez.

Edwin "Inca" Valero junto al ex presidente Hugo Chávez| Cortesía
Edwin “Inca” Valero junto al ex presidente Hugo Chávez| Cortesía

En el país existían dos lados tristes e indignados pero no por la misma causa, un lado molesto y dolido por la muerte de una joven esposa presa de la violencia domestica; el otro, intrigado por la posibilidad de que un deportista amante de su patria haya sido emboscado y envuelto en el crimen de otro. A esto, el presidente, fans y familiares del inca apelaron por respuestas pidiendo que se investigara ese supuesto suicidio.

Chávez en cadena nacional habría declarado que el Estado se encargaría de los pequeños huérfanos, y que eventualmente toda la verdad saldría a la luz.

Sin novedades, exhumaron los restos del atleta en búsqueda de evidencias que mostrarán indicios de un asesinato y en el camino se tejió un posible motivo de homicidio, dinero.

Edwar Valero, hermano del boxeador, expuso un escenario donde su hermano antes de ser detenido le había comentado a su mánager que poseía noventa y dos mil dólares ($92000,oo) en efectivo. Luego la policía supuestamente le entregó parte de las pertenencias de Edwin, y le manifestó a la Fiscalía que tenía setenta y seis mil ($76000) y ahora dicen que solo se recabaron quinientos cuarenta ($540). Por lo creo, que también todo sea por dinero”

Aunque la autopsia de Valero reflejaba como causa de muerte la asfixia mecánica por ahorcamiento, y la de su esposa muerte por desangramiento, no fueron públicos los resultados de la exhumación y las teorías conspirativas no tardaron en aparecer. La más sonada entre todas fue de la existencia de un “consejo espiritual de santeros” quienes le habrían pedido al presidente Chávez que su imagen fuera retirada del cadáver.

Funeral del inca Valero | Cortesía
Funeral del inca Valero | Cortesía

Lo cierto es que hoy, cinco años después el caso está abandonado.  La mamá de Jennifer  y quien lleva la custodia de los dos hijos de los fallecidos, detalló su día a día en la crianza de los infantes dejando claro que el Estado nunca hizo nada por ellos. “Los bienes están abandonados y los autos desvalijados porque el Estado aun no define la situación legalmente”Los organismos mundiales de boxeo profesional en los que peleó Valero, la AMB y el CMB, manifestaron que “La AMB mantiene el monto de 15 mil dólares para los hijos de Valero, pero será otorgado cuando haya una sentencia firme de las autoridades venezolanas” y aunque existe una fundación con el nombre del inca, ésta no los ayuda.

Por otro parte, el caso de Jennifer quedó abandonado y opacado entre el show mediático; sin embargo, un año después su nombre sería rastreado masivamente en los buscadores online debido al grupo musical español Estopa.  En una entrevista televisada en el programa el hormiguero, el vocalista contó una anécdota que vivieron en el hotel Intercontinental en valencia cuando en medio de una siesta, una chica se le apareció por menos de 5 segundos, haciendo la historia internacional.

Hace cinco años Edwin Valero perdió su última pelea, la que tenía constantemente con las adicciones que lo alejaban de ser el deportista ejemplar. Y aunque oficialmente no se sepa si fue él quien asesinó a su esposa y luego atentó consigo mismo, lo que le sumó al boxeo venezolano es indiscutible.
@Katherine.

Anuncios

Déjame tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s